Periodismo digital, heredero de una tradición canalla

Échenle la culpa a lo digital decían. Critiquemos con humor negro los lugares comunes de la prensa en Internet, las frases prefabricadas, los exabruptos de unos dedos presurosos sobre el teclado, los clics que recorren los confines de la web, cayendo muchas veces en páginas de poca monta, en información tergiversada o imaginada, el ‘Ctrl + C’ y ‘Ctrl + V’ salvadores de la inmediatez.

Ese es el periodismo digital para algunos periodistas, según leí recientemente en un agradable artículo de Verónica Klingenberger en Publimetro, que con gracia satirizaba todos esas prácticas que por comunes ya ni las percibimos.  Leer que Cristo o Bono “vendrían a Lima”, que Gian Marco “hizo vibrar” a miles en su último concierto,  “¿Qué pasaría si mañana muere Peter en Al Fondo hay Sitio?”,  o las últimas declaraciones de cualquiera estrella fugaz de un reality show, se ha vuelto tan fácil de captar, producir, publicar y consumir, que ya nos parece tan natural como cepillarse los dientes o desayunar.

PicMonkey Collage2

¿Pero es culpa de Internet?  Fácil postura para los más tradicionales, sentar en el banquillo al recién llegado periodismo digital. Pero ¿Acaso esta nueva especialidad no es digna heredera de la tradición periodística? No es un gran aprendiz  de la prensa con todo lo bueno, malo, feo y enfermo que posee, con la digna ética y también los hábitos sucios.

Internet acelera el proceso de publicación y consumo de información no solo en el tiempo sino también en el espacio, pues se fragmentan los lapsos y los lugares de consumo de noticias a través de múltiples dispositivos.  El escepticismo y/o la crítica se ciernen sobre los medios digitales, como ayer cayeron sobre la televisión y antes de ayer sobre la radio.

La convergencia multimedia es un fenómeno cultural, dentro del cual el periodismo constituye una faceta, hermanada a la cultura del entretenimiento, la economía y la política: somos hoy en día una civilización del espectáculo.  Una sociedad, donde los contenidos son ordenados por el público a través del control remoto, siendo el raiting el insoslayable verdugo de la información veraz, interesante y de calidad, como señala Gustavo Gorriti en un reciente y recomendable artículo.

Sin ánimos de pontificar sobre el tema, esto tampoco quiere decir que vayamos a echarnos a los brazos del morbo y dormir plácidamente al lado de la mediocridad, eso quiere decir, que como periodistas, como ciudadanos y como sociedad en conjunto, debemos exigirnos más, intentar ser mejores y retarnos: eso que Darwin llamó evolución.

Anuncios

Marca personal online: Cuatro principios básicos para construirla

Foto: http://www.flickr.com/pirillan/
Foto: http://www.flickr.com/pirillan/

Como parte de un curso de capacitación docente, me pidieron exponer en ocho minutos sobre un tema de mis clases de Periodismo Digital, debía ser algo universal, es decir, de interés para todos los presentes, para facilitar su entendimiento y la interacción en el aula.  ¿Qué podían tener en común ingenieros, administradores, comunicadores y profesionales de la gastronomía? Claro, todos estábamos ahí por que queremos ser mejores docentes, ser profesionales mejor calificados, y ahí llegué al tema: cómo crear nuestra marca personal online o la también llamada sombra digital.

Nuestra reputación nos precede y la huella que dejamos tras cada ‘Me gusta’, comentario, ‘Tuit’, fotografías y videos, toda nuestra actividad en línea, está abierta a ser descubierta, analizada e interpretada por nuestros amigos, familia, jefes, compañeros y posibles empleadores.  Para las personas que trabajan en el ámbito digital esta es una verdad de perogrullo (por cierto me entró la curiosidad de saber de dónde nació esta frase), sin embargo, para muchos profesionales el marketing personal aún se restringe a las arenas de lo offline.

Así que en ese corto tiempo intenté mostrar no solo que había aprendido algo de cómo preparar y estructurar una clase, sino también, evangelizar a mis colegas, algunos contemporáneos y otros mayores.

Identifiqué cuatro principios básicos para construir su marca personal online, que, como les dije ese día, son pautas claves indistintamente de las herramientas digitales que empleen.

  • Monitorear: Buscar que se dice de nosotros en los principales buscadores de Internet y redes sociales, es vital para saber que resultados podría encontrar un futuro empleador, inversionista o socio de negocios.  Siempre hay que buscar que los primeros resultados sean activos nuestros, es decir, que nos pertenezcan, que sea nuestra voz en Internet, una primera carta de presentación puede ser nuestro blog, página web, perfil en Linkedin, cuenta en Twitter, etc.  En caso, los resultados no sean de nuestra autoría, hay que buscar que sean positivos o neutrales, nuestros propios comentarios  en blogs, sitios webs de noticias, menciones en otras webs, así como las fotografías y videos de Youtube deben ser muy cuidados. No olviden restringir los accesos de visualización en redes como Facebook.
  • Crear contenido: Esto va enlazado al primer principio. Como mencioné es mejor que lo primero que se encuentre sea nuestra propia voz, pero también hay que pensar qué vamos a decir, por qué, a quién, por qué canales, con quienes queremos interactuar. En suma, crear nuestro pequeño plan de marketing digital personal.  No basta con seleccionar contenidos y reproducirlo, también es excelente demostrar que somos especialistas en un tema.
  • Interactuar: La regla de la web social es la interactividad. Tal como hacemos en el trabajo, en un curso o seminario, intentamos entablar relaciones, aumentar nuestra red de contactos, esos que llaman relaciones públicas. Es lo mismo, en el mundo online, solo que a mayor velocidad y con mayores riesgos, pues todo lo que decimos puede quedar registrado.  Anda más allá de tus amigos habituales o compañeros de labores, busca a otros especialistas en el tema, comenta sus publicaciones, comparte tu contenido, responde, pregunta, tal como lo harías en la vida real.
  • Mantener el balance:  A cada rato vemos ejemplos de marcas que se quisieron pasar de chistosas o no pensaron bien en sus ofertas, y así también tenemos ejemplos de profesionales que no midieron las consecuencias del mundo online, cómo el de la periodista Mariella Patriau, entre otros ejemplos periodísticos.  Las criticas y bromas no están mal, pero si excedernos o jurarnos Pablo de Carrusel, es decir, el chonguerito o datero. Conozco casos de gente que revela información interna de sus trabajos o solo se quejan de los mismos, tal ves no comprender que es tal cual si lo gritaran en una reunión o hablaran del jefe al cerrar este la puerta.

Les dejo aquí la pequeña presentación de esa clase y recordemos que estar en línea no determinará nuestro éxito profesional, pero si es un plus que completa nuestro perfil y nos abre nuevas puertas. Comentarios, dudas, quejas, criticas, los recibo con agrado, debajo de estas líneas. Saludos.

#twutorial para periodistas y todo profesional: Informa, opina, conversa y verifica

Uno de los tutoriales más completos para periodistas y por que no decirlo para cualquier profesional, esta mañana Poynter compartió el documento de Steve Buttry, con consejos útiles a la hora de ‘tuitear’ para ganar presencia e integración con nuestros grupos de interés en la red de microblogging.

Actualización regular, buscar y seguir a profesionales locales de nuestro ámbito, interactuar, hablar de eventos en vivo, dar más de lo que se pide de nosotros y ser nosotros mismos, esto último bien importante en nuestra ‘tuitosfera’, donde a veces la ironía campea. No olvida una de las reglas más importantes para conservar nuestro buen nombre: verificar bien, de esto también se dan consejos. Coberturas en breaking news, preparar cobertura de grandes eventos, cómo seguir las tendencias con orden. Todos estos tips son super útiles, pero el principal es siempre tener bien en claro hacia donde nos dirigimos, cuál es nuestra estrategia, ya se a nivel personal o de empresa. El menú está servido.